No Hay Dios Que Buscar, Sino Universo Al Que Despertar.

Tipos De Desdoblamientos

1. DESDOBLAMIENTO INVOLUNTARIO:

Es el que realizamos todas las noches en nuestro lecho; nuestra alma envuelta en el cuerpo de deseos, viaja a través de la Cuarta Dimensión o Mundo de los Vivos y de los Muertos, este es el origen de los sueños y pesadillas.

2. DESDOBLAMIENTO IMPREVISTO:


Es el caso de una persona que estando dormido hubo de levantarse para abrir la puerta de su casa, porque en esos instantes escuchó que alguien tocaba. Cuando regresó a su recámara, tuvo la tremenda sorpresa de encontrar sobre su lecho a un hombre. Al observarlo bien, se dio cuenta de que ese hombre era su propio cuerpo, el cual había quedado en el lecho.

Por lo anterior, podrán darse cuenta los estudiantes de que cuando una persona se levanta de su lecho en el instante preciso de estar dormitando, el resultado es inevitablemente, el DESDOBLAMIENTO. El caballero del caso anterior, se desdobló porque él se levantó con entera naturalidad: no hubo análisis mental, ni temores, ni prejuicios. Salió a abrir la puerta, eso fue todo.

3. DESDOBLAMIENTO VOLUNTARIO:

Es cuando el desdoblamiento se hace en forma voluntaria, aprendiendo el uso y el manejo del cuerpo astral

Ahora conocerán los discípulos numerosas claves:

A. Acuéstese el discípulo en su lecho, en posición horizontal. Relaje su cuerpo para que ningún músculo haga presión sobre el Cuerpo Astral. Adormézcase pronunciando el mantram RUSTI así: Ruuuuuuuuuuusssssssssstiiiiiiiiiiiiiiiiiiii. Se pronuncia mentalmente. El discípulo debe convertirse en esos instantes en un "espía de su propio sueño".



Cuando el discípulo se halle ya en ese estado de sopor o somnolencia que precede al sueño, levántese de su cama y salga de su cuarto. No se preocupe por su cuerpo físico en esos momentos; levántese de su cama y salga de su cuarto. Cómo? De qué manera? Casi todos los estudiantes suponen que se trata de una práctica de magnetismo o de autosugestión, pero se equivocan lamentablemente, sencillamente levantarse de su cama, que la Naturaleza hará lo demás. Ella sabrá cómo va a separar el Cuerpo Astral del Cuerpo Físico.



Ya fuera de su cama, el discípulo dará un pequeño Saltito con la intención de flotar en el espacio, y si flota podrá entonces transportarse a la Iglesia Gnóstica en pocos segundos. Más si no flotare, métase nuevamente en su lecho y repita el experimento. Algunos triunfan inmediatamente, otros tardan meses y hasta años para prender, pero el "tenaz" al fin triunfa.



B. Dentro del cerebro de todo ser viviente vive resonando siempre una nota clave, en forma casi imperceptible. Esa nota clave es la del rayo a que cada cual pertenece. Unos escucharán el sonido de caramillos y flautas del rayo Egipcio; otros escucharán el "gong" del rayo oriental; otros el rugido de la mar, del rayo lunar, etc. hágala vibrar más fuertemente esa nota, levántese el discípulo de su cama, salga y diríjase a la Iglesia Gnóstica.



C. Si estáis soñando que os halláis en determinado lugar, y despertáis, entonces no os mováis; adormeceos nuevamente, con la imaginación puesta en el mencionado lugar, sintiéndose otra vez allí y como tratando de seguir el sueño tal como iba. Imaginación y Voluntad unidas en vibrante armonía es la llave de esta clave.



D. A tiempo de estar adormecido, concentrad intensamente vuestra imaginación y voluntad, en un determinado sitio o lugar. La concentración debe ser perfecta, y luego echad a caminar con FE por el sitio imaginado. No Debéis imaginar que os estáis imaginando, porque entonces el experimento fracasará. Hay que sentirse realmente en el sitio imaginado y olvidarse del cuarto de dormir.



Este experimento se debe realizar durante el estado de transición de la vigilia al sueño, y una vez allí en ese sitio, arrodillaos y pedid a vuestro propio Dios Interno que os lleve a la Santa Iglesia Gnóstica, que es la gran Catedral del alma y el templo donde oficia el Logos Solar, nuestro Señor el Cristo.



E. Teniendo en cuenta que durante el sueño ordinario, el alma vaga por todos los lugares, sitios familiares, y que en un estado de sopor se ocupa en los mismos oficios y afanes del día, debéis acostumbraros durante todo el día a preguntarse a sí mismos - ¿Dónde estaré yo? - ¿Estaré en cuerpo físico o en astral? Luego daréis un pequeño Saltito con la intención de flotar. Si flotáis, es porque estáis fuera del cuerpo y si no flotáis, es porque estáis en cuerpo físico. Pero, si llegáis a flotar, rogad a vuestro Íntimo que os lleve a la Santa Iglesia Gnóstica.



Esta pregunta se la debe uno siempre hacer en presencia de algo que le llame la atención, como un tumulto de gentes, un cortejo fúnebre, un objeto curioso, etc. Muchos han despertado su conciencia con esta formidable clave, porque al hacer la pregunta se dieron cuenta que estaban en Astral y flotaron en el. "Es que cuando el cuerpo duerme, el alma vaga". Debéis acostumbraros durante el día a esta práctica para que se grave en el subconsciente y actúe durante el sueño.



F. Antes de dormirse en el lecho, haga la siguiente práctica de autosugestión: “Voy a dormir, donde quiera que yo aparezca, es porque estoy en cuerpo astral. Me reconoceré, me reconoceré, me reconoceré y me dirigiré a la Iglesia gnóstica". Podéis haceros esta autosugestión por media hora y luego adormecerse tranquilamente. En el ASTRAL, os reconoceréis matemáticamente y al despertar, no os mováis, haced un ejercicio retrospectivo, para recordar donde estuvisteis.



G. Adormeceos pronunciando el mantram: OMNIS BAUM IGNEOS. Así: Ommmnnniiisss baaauuummmiiignnneeeooosss; silabeando el mantram y alargando el sonido de cada vocal, y rogándole al Intimo que os saque del cuerpo. Luego levantaos suavemente de vuestro lecho, y dareis el salto en el espacio, y os dirigiréis a la Iglesia Gnóstica.



Cuando el teúrgo SALE del cuerpo físico, se transporta a los templos siderales en la siguiente forma: - El cuerpo astral comienza a caminar en forma de círculos concéntricos, con la intención de llegar al templo corazón de una determinada estrella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario