No Hay Dios Que Buscar, Sino Universo Al Que Despertar.

Artículo El Yo Psicologico

 
Muchos autores afirman la existencia de un EGO o YO permanente e inmutable son equivocados sinceros con muy buenas intenciones.
 
Es urgente saber que dentro de nuestros cuerpos lunares tenemos un yo pluralizado.



 
Cada sensación, cada emoción, cada pensamiento, cada sentimiento, pasión, odio, violencia, celos, ira, codicia, lujuria, envidia, orgullo, pereza, gula, etc., están constituidos por pequeños Yoes, que de ninguna manera se hallan ligados entre sí ni coordinados de modo alguno.
 
No existe, no hay un YO íntegro, ni uni-total, sino un multitud de mezquinos, gritones y pendencieros Yoes que riñen entre sí, pelean la supremacía de la maquina humana.
 
Los Yoes que tenemos metidos dentro de nuestra mente, son verdaderos demonios creados por nosotros mismos.
 
 
Tales Yoes sigue automáticamente a otros Yoes, y algunos aparecen acompañados por otros, pero no existe orden en todo esto, no hay verdadera unidad, sólo existen asociaciones accidentales, pequeños grupos que se asocian en forma inconsciente y subjetiva.
 
Cada uno de estos Yoes sólo representa una ínfima parte de la totalidad de nuestras funciones, pero cree equivocadamente ser siempre el todo.
 
Cuando uno dice: yo tengo la impresión de que habla con él, uno cree que la persona en su totalidad es la que esta hablando, pero en realidad sólo es uno de los yoes de la legión, que es el que habla.
 
Todos estos pequeños Yoes son verdaderos demonios que viven dentro de nuestro cuerpo lunar.
 
Diversas escuelas de tipo seudo-esotérico enfatizan la idea descabellada de dos tipos de YOES: al primero lo califican de yo superior, al segundo se le denomina yo inferior. Nosotros decimos que superior o inferior son dos secciones de una misma cosa. Mucho se ha hablado sobre el Alter-Ego y hasta se le alaba, considerándosele divino. En nombre de la verdad se hace indispensable decir que Yo Superior o Inferior son dos aspectos del mismo Ego. Alabar al primero y subestimar al segundo resulta incongruente.
 
Nosotros hacemos una diferenciación correcta entre lo que es el YO y lo que es el SER. Podría decirse que otro concepto emitido por el intelecto, pero nos basamos en experiencias directas. Conocemos muy bien las diversas formas de intelectualización que existen. Es claro que el Ego no tiene ganas de morir y quiere continuar. A nadie le puede gustar ver a su querido Ego, reducido a polvareda cósmica, así porque sí, porque un fulano cualquiera lo dijo en una sala de conferencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario