No Hay Dios Que Buscar, Sino Universo Al Que Despertar.

Tecnicas De Respiracion – Abdominal

TÉCNICAS DE RESPIRACIÓN

Respirar es vivir, es hacer que la fuerza vital circule por tu cuerpo. Y no se trata solamente de mantenerse vivo, sino de ganar salud, disfrutar al máximo de la vida, y de liberar tu potencial interno.

Sabemos que según qué actividad estemos realizando respiramos de una u otra manera. No es lo mismo correr que estar sentado, ni respiramos igual al cantar que al dormir. Pero además de esta relación evidente entre tipos de respiración y actividades, hay otras relaciones sutiles entre la respiración y los estados físicos, intelectuales y emocionales.

Una respiración pobre y superficial da como resultado una falta de fuerza vital, y a su vez, cuando falta la fuerza vital, la respiración se vuelve pobre y superficial. Es el primer paso que nos encamina hacia la tristeza y la depresión.

De la misma manera, una respiración agitada altera nuestras emociones. Y si nuestras emociones están alteradas, la respiración se agita. Esto nos lleva al estrés y la ansiedad.

Por lo tanto si la respiración está directamente relacionada con el pensamiento y las emociones, utilizar unas adecuadas técnicas de respiración nos permite influir en nuestros estados emocionales y mejorarlos, y también nos ayuda a concentrarnos y alcanzar un estado de relajación mental.

RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA O ABDOMINAL

Se basa en el movimiento del diafragma (ese gran músculo que separa la cavidad toráccica del vientre), que al bajar hacia el vientre succiona aire a los pulmones y al subir hacia éstos expulsa el aire. Recibe también el nombre de respiración abdominal pues el diafragma al bajar empuja los órganos del abdomen dando la impresión de que éste te hincha. Observa el siguiente dibujo:



Beneficios de ésta respiración:

Lleva gran cantidad de aire a los pulmones

Promueve la oxigenación de la sangre

Es muy relajante

Actúa sobre el plexo solar liberando la ansiedad (y ese “nudo en el estómago”)

Estimula el movimiento del corazón y mejora la circulación

Con el movimiento constante del diafragma los órganos abdominales reciben un buen masaje.

Descongestiona el hígado

Ayuda al tránsito intestinal

Cómo se practica:

Postura: Tumbados boca arriba, mano izquierda sobre el tórax y mano derecha sobre el abdomen.

Tomamos lentamente el aire, de modo que notemos como se va elevando la mano que está sobre el abdomen, pero sin que se mueva la izquierda que está en el pecho.

Es mejor al principio expirar de modo poco profundo, para no obligar al aire a abrir el tórax, y aprender así a distinguir mejor el movimiento aislado del diafragma.

Una vez que nos haya salido bien unas cuantas veces, iremos poco a poco aumentando la fuerza de contracción del diafragma, notando como se eleva fácilmente la mano que está apoyada en el abdomen.

Vayámonos ya habituando a exhalar con suavidad y lentitud el aire inhalado. Y si ya hemos aprendido el ritmo del ejercicio, entretengámonos ahora en practicar esta respiración abdominal durante dos o tres minutos. Después nos relajamos un poco más, dejando libre la respiración y descansamos unos momentos.

Practica esta respiración durante el tiempo que te plazca. Puedes usarla para relajarte antes de dormir o para comenzar el día oxigenándote plenamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario