No Hay Dios Que Buscar, Sino Universo Al Que Despertar.

La Atencion En La Respiracion

Práctica nº 1

Toma una postura cómoda, acostado o sentado. Si estás sentado, mantén la columna recta y deja caer los hombros.
Cierra tus ojos si así te sientes cómodo.
Pon la atención en el estómago, sintiéndolo subir o extenderse suavemente al inhalar y bajar o contraerse al exhalar.

Manténte enfocado en la respiración, “estando allí” con cada inhalación completa y con cada exhalación completa, como si estuvieras cabalgando sobre las olas de tu respiración.

Cada vez que veas que tu mente se ha alejado de la respiración, toma nota de qué es lo que la apartó y regrésala suavemente al estómago y a sentir como entra y sale la respiración.

Si tu mente se aleja de la respiración mil veces, entonces tu “tarea” es simplemente regresar cada vez a la respiración, no importa en qué se haya involucrado.

Practica este ejercicio durante diez minutos en algún momento conveniente todos los días, tengas o no tengas ganas, durante una semana y ve cómo te sientes el incorporar una práctica disciplinada de meditación en tu vida. 

Toma consciencia de cómo se siente pasar un tiempo cada día simplemente estando con tu respiración sin tener que hacer nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario